Creo que compartir es vivir y que callarse lo que uno sabe es muy egoísta.

Por eso quiero ayudarte. ¿Eres familiar de una persona con diversidad funcional? ¿Tienes un alumno con graves dificultades en la comunicación y en la conducta? ¿Necesitas una mano que te guíe y alumbre el camino aconsejándote y enseñándote la manera de hacerlo por tí mismo?

María Bárzana

Me gusta pensar que ayudando a familias y profesionales estoy colaborando a que niños y niñas con dificultades en el desarrollo tengan más oportunidades de relacionarse y comunicarse.

Hace un tiempo uno de mis campeones, un joven maravilloso me dijo una frase que se ha quedado grabada en mi cabeza:

“Tenemos que hacer algo para que ningún niño vuelva a pasar por lo mismo que yo”

 

Tengo una misión: romper los esquemas, remover las conciencias y motivar el cambio. ¡No te conformes con lo primero que veas y escuches!

Y si estás aquí seguro que hay algo dentro de ti que te lleva a cuestionarte y buscar más: lo más.

Pero no siempre ha sido tan fácil, hasta llegar aquí me he perdido varias veces. He dudado de mi misma y he sentido que no hacía lo suficiente.

Me gusta sacar tiempo para hacer formaciones, leer libros y sobre todo echar muchas horas trabajando codo con codo con familias de niños con dificultades del desarrollo: autismo, enfermedades poco frecuentes, síndrome de Down, trastorno de la comunicación social y más, por eso soy “Tu logopeda y más”.

Me gusta entender, asimilar y hacer míos los conceptos, las metodologías y las estrategias., No quiero que me digan qué ver sino cómo mirar. Por eso respondo siempre las dudas de esa tutora con ganas de hacer algo por su alumno, de ese logopeda que no sabe cómo elegir un SAAC, de esa mamá que está preocupada por las conductas de su hija…

Chico estudiando

``Trabajar con personas con autismo y sus familias me ha hecho mejor persona y logopeda. Ahora puedo ayudar a personas con otras dificultades o trastornos, empoderar a sus familias y capacitar a los profesionales que se dedican a lo mismo que yo``

historia sobre mi

Me gustaría contarte mi historia que quizá se parezca a la tuya.

Soy logopeda de profesión y ayudo a los demás por vocación. Una asturiana viviendo en tierras leonesas.

Siempre cuento que la logopedia me encontró a mi y no yo a ella, sin embargo, doy las gracias a aquellos nódulos que me robaban la voz porque así encontré una profesión que me permite dar rienda suelta a mi creatividad y vocación, mi Ikigai: ayudar a los demás.

Podría contarte una versión edulcorada y brilli brilli sobre como acabé metida en el mundo del autismo y la neurodiversidad, pero yo no soy así.

Te cuento la realidad: no era un mundo nuevo porque me había picado el gusanillo mientras estudiaba en la universidad así que cuando me propusieron entrar de lleno en el puzle azul, abandoné mi trabajo como logopeda de ”un rincón mágico lleno de duendes” y llené mi mochila de ilusión y ganas. Durante años viví por y para el autismo, aprendí muchísimo de aquella etapa pero el monstruo “azul” me comió: nunca me sentía lo suficientemente formado, nunca había leído bastantes libros ni hecho los materiales perfectos para las sesiones.

Quería ayudar a las familias, con sus problemas reales del día a día y no tras cuatro paredes blancas, quería hacer las cosas de otra manera y como dicen los que me conocen: si se me mete algo en la cabeza es más fácil arrancarme la cabeza que quitarme la idea. Como suele suceder con la vida, en la montaña rusa que es, me llevó a una parada inesperada: la pérdida de una persona cercana.

 

 

Fue cuando me di cuenta que no estaba viviendo la vida que quería, que no estaba orgullosa de lo que hacía así que decidí dejarlo todo y cerrar aquel capítulo. Si no hubiera sido por mi familia, mis amigos y familias maravillosas de aquella etapa, no hubiera continuado.

Ellos me ayudaron y acompañaron, me apoyaron cuando planté mi arbolito ”Tu logopeda y más” y empecé mi proyecto: hacer las cosas de otra manera es posible. Trabajar con personas con autismo me ha hecho mejor logopeda para ayudar a otras familias con hijos e hijas que tienen dificultades en la comunicación y la conducta, enfermedades poco frecuentes, trastornos del desarrollo, síndrome de La pandemia del coronavirus nos golpeó a todos pero a mi me demostró que siempre encuentro la forma de seguir, la vuelta de tuerca…

Descubrí que podía a través de mi pantalla de ordenador ayudar a familias y profesionales, a compañeros todos ellos de camino, a entender el enigma tras algunos diagnósticos y a tener herramientas para conseguir resultados en la labor del día a día. ¿Cómo? Con mi “sudar la camiseta” en la vida real, mi facilitad para ”hacer fácil lo complicado” y traducir la “teoría en práctica”.

Nunca he sido una logopeda al uso, siempre he añadido la coletilla “y más”, por eso quiero ayudarte con lo que he aprendido y aprendo: nunca creas saberlo todo porque ese día fallarás

Ahora que me conoces un poco mejor:

¿Quieres saber algunas curiosidades sobre mí?

 

• He sido voluntaria en una ONG: cuando estaba acabando mis estudios de logopedia me di cuenta nunca había estado con una persona real más allá de visitas cortas en la carrera. Así que busque una ONG y me sumé al programa de ocio, los fines de semana nos íbamos a los bolos, a tomar algo o simplemente
pasear. Tener la suerte de pasar tiempo con personas con diversidad funcional me hizo mejor persona y profesional.

• Quería ser misionera: sí, como lo lees. Desde pequeña he tenido metida en la cabeza la idea de ayudar a los demás. Durante mucho años soñaba con ir a las misiones y ser profe para enseñarles a leer y escribir Está claro por qué hago ahora lo que hago, ¿verdad? 😉

• Soñaba con ser cantante y presentarme a Operación Triunfo: no me atreví a ir a los castings por eso de “cómo me van a coger a mi”. En esta vida hay que creer en uno mismo como creo yo en mis campeones y campeonas. Pero no te pongas triste, lo compenso en mis sesiones cantando a todo cantar, ya sabes por eso de
motivarles, jajajaja.

• ¿Maniática, yo?: no soporto que las puertas de los armarios y los cajones estén abiertos. Soy capaz de levantarme desde el otro extremo de la casa porque sin verlo, ya se que está abierto. Ejem, todos tenemos algo que nos hace especiales. Creo que por esto entiendo la mente de nuestros campeones.

Marías
María Bárzana